¿Hacemos un castillo de pañales?

¡Hola!

Por fin ha llegado el tan esperado viernes, y hoy os vengo con un DIY muy sencillito, muy vistoso, y como todo lo que tiene que ver con bebés, muy tierno.

A principios de septiembre celebramos la baby shower de Iker, el bebé que espera mi amiga Vanesa.  Como regalo quise prepararle un castillo de pañales. Las tartas y regalos con pañales me encantan porque son muy bonitos a la vista y además es algo de lo más práctico. Es algo en lo que podemos poner en práctica nuestra imaginación y creatividad, ¡algo que siempre es un plus para las que nos gustan los DIY!

En la anterior baby shower preparamos una tarta clásica de tres pisos, por eso esta vez quise hacer algo diferente y como digo yo “más para chico”. Estos son los materiales que utilicé:

castillo-panales-6

-Dos cartulinas azules grandes

-Una base de cartón sobre la que pegar luego una cartulina azul.

-Celo o cinta de doble cara

-Pañales (yo utilicé dos paquetes de 56)

-Gomitas transparentes

-Lazo azul

-Tijeras

-Palitos de madera (tipo brochetas)

-Material para decorar el castillo (toallas, cremas, peluches…)

Primero hay que marcar con celo doble un rectángulo del tamaño del que queramos hacer el castillo, e ir colocando pañales enrollados y sujetos cada uno con una gomita. Cuando ya tienes todos los bordes del rectángulo pegados, vas rellenándolo por dentro y le pones un lazo para mayor sujeción.

Después vamos haciendo las torres y las enganchamos a la base con un palito de madera central. Ponemos lazo para decorar también en las torres.

Después hacemos unos conos de cartulina para completar el castillo de pañales, que sujetamos a la torre también con palitos de madera. Con los trocitos de cartulina que sobran, hacemos unas banderitas para pegar en la punta de cada torre.

Una vez hecho esto solo queda decorar el castillo con los regalitos que hemos comprado. Nosotros también pegamos unas letras de madera en los conos componiendo así el nombre del bebé “Iker”.

castillo-panales-3

Y así es como quedó el castillo para nuestro pequeño príncipe.

 

Como nos sobró cartulina también hicimos una cajita para otros regalitos que le compramos, y así todos sus regalos quedaron en perfecta armonía.

castillo-panales-5castillo-panales-1

¡Y esto es todo! Espero que os haya gustado y os animéis para la próxima baby-shower que celebréis.

No os lo he dicho antes pero todos los regalitos que decoran el castillo son de Zara Home Kids (toallas, peluche, crema y gel).

¡Que paséis un muy feliz fin de semana!

Anuncios

Mi balcón low-cost

Este verano, como ya no me queda nada más por reformar en casa y no puedo estar quieta en este aspecto, se me ocurrió darle un cambio al balconcito que tenemos, hacerlo más “apetecible” para salir a desayunar, tomar un refresco o hacer una cenita de picoteo. Antes teníamos un armarito de plástico para herramientas y tema de calzado, y el conjunto de mesita con 2 sillas de  tablillas de madera de Ikea.

Estuve buscando ideas en Pinterest; también me ayudaron mucho los post sobre terrazas que publicaron muchas blogueras. Tras darle unas cuantas vueltas conseguí mi balconcito low cost. Con dos cajas de fruta que teníamos y una tablita hicimos un banco con almacenaje, compramos un par de cojines cómodos para sentarnos encima y listo! ya teníamos un banco para sentarnos los dos. Las sillas de Ikea plegables que teníamos las utilizamos de respaldo y cuando viene alguna visita las utilizamos también.

banco-balcon
La mesita es una bobina de cable que me trajo mi chico de una obra, el tamaño nos venía estupendamente y sólo tuvimos que lijarla un poco. Le da un toque rústico que me gusta mucho.

¡Un par de cuadros en la pared y lista esa zona del balcón!

Al otro lado quitamos el armarito de plástico, que aunque era muy práctico no nos pegaba nada, y lo utilizamos para plantas. Teníamos dos alfombrillas de césped artificial que utilizamos como base, y el resto de plantas y macetas que teníamos. También conseguimos un pequeño pallet, y pusimos macetas colgando y flores para adornar. Tenemos mezcla de plantas naturales y artificiales, ya que lo que son las flores no me duran nada y siempre está bien dar un toque de color.

pallet-plantas

¡Y eso es todo! ¿Qué os parece? ¡Más low-cost imposible! al final solo tuvimos que comprar los cojines y algún que otro macetero.

mini-balcon

Espero que os haya gustado y os aporte alguna idea.

¡Gracias por vuestra visita!

 

DIY – Otra forma de entregar el regalo de boda

¡Hola!

¿Qué tal va la semanita? Yo hoy voy a enseñaros un DIY que hice hace poquito para la boda de unos amigos, y que además de facilísimo de hacer, queda muy “sweet”. Enseguida veréis por qué.

Nunca me ha gustado entregar dinero en un sobre sin más, me resulta frío y creo que hay muchas maneras de acompañarlo con un toque de cariño, y eso es algo que nos llega a todos. Después de mi boda es algo que valoro todavía más, porque precisamente esos regalos que iban acompañados de un poquito de dedicación y cariño, fueron los que más ilusión me hicieron.

Para este DIY utilicé:

-Un Mason Jar (Carrefour)

– Un cartón de papel de cocina

– Pegamento

– 1 bolsita  de mini marshmallows rosas y blancos (Carrefour)

– 1 red de monedas y billetes de chocolate (Carrefour)

– 1 cinta decorativa

-1 etiqueta de madera “with love” (la mía es de Natura pero podéis utilizar cualquier otra, incluso de cartón y personalizarla vosotr@s)

– 1 pegatina personalizada para la tapa

¡Con estos materiales hacerlo es muy sencillo! Solo tenéis que cortar el rollo de cartón a la medida del Mason Jar, poner pegamento alrededor de la base del cartón y pegarlo centrado al fondo del tarro (intentad que el pegamento no sea de olor fuerte, si veis que huele mucho dejarlo unas horas para que se airee). Después rellenáis con los marshmallows hasta arriba, sin dejar que entren dentro del rollo de papel. Y por último rellenáis el rollo con los billetes y monedas de chocolate y los vais alternando con los billetes de verdad. ¡Ya estaría el interior terminado!

regalo-boda-original

Quedaría decorar el exterior. Yo utilicé un lazo de tela y una etiqueta de madera con un “With Love” escrito. Y personalicé una pegatina redonda con una dedicatoria y el nombre de los novios.

Como veis es un DIY muy sencillo pero el resultado es muy dulce, ¡nunca mejor dicho!

¡Espero que os haya gustado mi propuesta y que os sirva de inspiración para futuros regalos de boda!

Hotel Delamar – Lloret de Mar

Hoy quiero que conozcáis un hotel inaugurado este año en Lloret de Mar. Nosotros nos hospedamos allí durante una semana un mes después de su apertura, así que se puede decir que casi estaba todo a estrenar. Al hacer la reserva tan solo nos guiamos por las fotos, una decoración sencilla y muy luminosa, con colores marineros, mucho blanco, fibras naturales, azul, madera…las fotos realmente me engancharon, y gracias a una oferta de apertura, pudimos disfrutar de este alojamiento en pensión completa durante una semana.

He de decir que fue lo mejor de todas las  vacaciones, ya que Lloret de Mar es un pueblo de mucha fiesta y discotecas, extranjeros, y en general mucha mucha gente en todas partes. Siempre solemos ir a sitios tranquilos en los que no tienes que pelearte por un hueco en la playa, aquí en cambio se te ponían pegados, toalla con toalla, gritando en tu oreja y sin respeto ninguno.

Sin embargo, en el hotel, todo era paz y relajación, y quizás el hecho de que sea un hotel solo para adultos y que nuestras vacaciones fueron en junio tenga mucho que ver en esto.

Nada más entrar te viene un olor muy agradable, cosa que no me ha pasado en otros hoteles antes. Al pasar la recepción tienes el bar y una zona con sofás, dos ordenadores, butacas para leer o tomar un café…todo en un mismo espacio. Desde ahí puedes acceder al comedor buffet y a la zona de la piscina, que también tiene hamacas, mesas y sillas a cada cual más cómoda. En la planta baja tienen un gimnasio completamente nuevo, con máquinas, pantallas y agua gratuita. La decoración de los baños de la planta baja tampoco tiene desperdicio. Junto al gimnasio hay una consigna para dejar las maletas, con videovigilancia y un sistema muy moderno, seguro y cómodo. Lo utilizamos el día de la salida y nos pareció genial.

Las habitaciones son amplias, el baño tiene una ducha muy espaciosa, y la cama también es enorme y muy cómoda, con una televisión enfrente de 42″. Todas las habitaciones tienen un balconcito con sillas. La caja fuerte es gratuita y también el café y el té que te lo van reponiendo. Al hacer el check in te dejan en la nevera 2 botellines de agua también como detalle de bienvenida.

En la azotea hay una piscinita super agradable y muchas hamacas y sombrillas para tomar el sol tranquilamente, ya que en la piscina de abajo el sol da muy pocas horas al día. Yo disfruté muchísimo porque lo tenía todo, cómodas hamacas, sol, sombra si querías, una piscina en la que refrescarte y desde la que podías pedir un refresco o cóctel si querías, y mucha, mucha tranquilidad.

El buffet nos pareció estupendo. Normalmente acabas cansada de comer varios días en hoteles de estilo buffet, pero esta vez para nada fue así. Había mucha variedad de frutas, postres, carnes y pescados para hacer al momento en la plancha, panes, tipos de leche, ingredientes para hacerte una ensalada, etc. Podía comer todos los días diferente como si estuviera comiendo un menú del día. Mi perdición: las tortitas con nutella y plátano en el desayuno, la sandía, y las cerezas cubiertas con chocolate de una fuente enorme que había. Los cocineros también eran muy agradables y enseguida te preparaban todo lo que quisieras.

En definitiva para nosotros fue una experiencia muy positiva, un hotel como para repetir, en el que nos relajamos, disfrutamos de su ambiente y decoración, y de su gastronomía.

¡Que paséis un buen fin de semana!