DIY – Otra forma de entregar el regalo de boda

¡Hola!

¿Qué tal va la semanita? Yo hoy voy a enseñaros un DIY que hice hace poquito para la boda de unos amigos, y que además de facilísimo de hacer, queda muy “sweet”. Enseguida veréis por qué.

Nunca me ha gustado entregar dinero en un sobre sin más, me resulta frío y creo que hay muchas maneras de acompañarlo con un toque de cariño, y eso es algo que nos llega a todos. Después de mi boda es algo que valoro todavía más, porque precisamente esos regalos que iban acompañados de un poquito de dedicación y cariño, fueron los que más ilusión me hicieron.

Para este DIY utilicé:

-Un Mason Jar (Carrefour)

– Un cartón de papel de cocina

– Pegamento

– 1 bolsita  de mini marshmallows rosas y blancos (Carrefour)

– 1 red de monedas y billetes de chocolate (Carrefour)

– 1 cinta decorativa

-1 etiqueta de madera “with love” (la mía es de Natura pero podéis utilizar cualquier otra, incluso de cartón y personalizarla vosotr@s)

– 1 pegatina personalizada para la tapa

¡Con estos materiales hacerlo es muy sencillo! Solo tenéis que cortar el rollo de cartón a la medida del Mason Jar, poner pegamento alrededor de la base del cartón y pegarlo centrado al fondo del tarro (intentad que el pegamento no sea de olor fuerte, si veis que huele mucho dejarlo unas horas para que se airee). Después rellenáis con los marshmallows hasta arriba, sin dejar que entren dentro del rollo de papel. Y por último rellenáis el rollo con los billetes y monedas de chocolate y los vais alternando con los billetes de verdad. ¡Ya estaría el interior terminado!

regalo-boda-original

Quedaría decorar el exterior. Yo utilicé un lazo de tela y una etiqueta de madera con un “With Love” escrito. Y personalicé una pegatina redonda con una dedicatoria y el nombre de los novios.

Como veis es un DIY muy sencillo pero el resultado es muy dulce, ¡nunca mejor dicho!

¡Espero que os haya gustado mi propuesta y que os sirva de inspiración para futuros regalos de boda!

Reutilizando marcos de madera antiguos

¡Hola!

¿Qué tal? Yo he estado desaparecida en vacaciones, me gusta desconectar del ordenador porque el resto del año no me separo de la pantalla en todo el día! Así que en vacaciones utilizo esas horas para hacer cosas que me encantan y que pocas veces encuentro el momento de ponerme con ellas, como estos dos marcos de madera antiguos que he reutilizado.

¡Por fin! Pude probar la pintura chalk paint. Hace tiempo que tenía varios marcos de madera pendientes de pintar y darles otro uso del habitual, además también tenía sus cristales, que me han venido genial para lo que he hecho. Ahora lo veréis.

Cogí dos de los marcos y los pinté dando dos manos de chalk paint, uno en azul turquesa y otro en malva:

marco antiguochalk paint marcochalk paint

Las brochas se limpian genial con esta pintura, son al agua y quedan como nuevas al limpiarlas. El acabado mate me gusta muchísimo, tan liso, además que cubre genial todo.

Después pinté los cristales, que eran transparentes, con dos manos de pintura de pizarra negra que me había sobrado al pintar la pared de la cocina:

pizarra

Y después le di mi toque, no quería que fueran unas simples pizarras, por eso les puse unas cuerditas o puntillas de ganchillo con pinzas para colgar notas o fotos. Y este fue el resultado:

marco marco chalkpaint

marcos chalk paint

Al turquesa le puse una mariposa pintada del mismo color utilizando una plantilla, y una cuerda con pinzas. Al rosa le puse un lazo de raso negro, una tira de washitape a juego con el marco y una puntilla con pinzas.¡Y listo! ¡A dibujar en la pizarra!

Todavía me quedan unos cuantos marcos, así que poco a poco iré haciendo más cositas. ¡De momento estos ya están regalados!

¿Os gusta cómo he reutilizado estos marcos?

¡Gracias por vuestras visitas!

DIY: Jarroncitos con botellines de champán

¿Os acordáis de la Bridal Shower?

Pues para la fiesta compré varios botellines pequeños de champán rosado, que me parecieron demasiado monos como para tirarlos sin más. Así que ayer los limpié de toda etiqueta y pegamento, y me puse a decorarlos para hacerme unos jarroncitos. Ya sabéis que una cosa es la idea de lo que te gustaría hacer con ellos, y otra cosa es el material que tengas en casa en ese momento; así que a falta de chalk paint (tengo un botellín extra aguardando la compra de estas pinturas maravillosas), utilicé cositas que tenía en mi caja de manualidades: puntilla de ganchillo, lazo, lentejuelas, brillantitos, cola de ratón, y un pequeño corazón de madera.

Así es como de esta botella, salió este jarróncito. Y aprovecho para enseñaros el precioso búho de trapillo y lana que hizo mi madre hace un par de días, el cual me llevé corriendo a mi casa nada más verlo 😀 ¿no es graciosísimo?

Freixenet DIYbuho

Y unas fotos más para que veáis los dos jarroncitos:

DIYbotella

DIYcristal

Un DIY muy sencillo y rápido de hacer, solo hay que poner encima de la mesa todos nuestros materiales para manualidades, agarrar el pegamento, ¡y dar rienda suelta a la imaginación!

¡¡Feliz viernes, y que paséis un muy feliz fin de semana!!

DIY: De silla Vintage a silla Nórdica

¡Buenos días!

Hoy os enseño otro DIY que hice con la ayuda de mi chico. Desde que tengo uso de razón, mis padres han tenido la silla que os voy a enseñar en su habitación. Cuando hacíamos comidas familiares, esa silla se la poníamos a mi abuela presidiendo la mesa y la mirábamos como si estuviera en un trono, ¡desde ahí no se le escapaba detalle!

Cuando mis padres decidieron reformar su habitación, esa silla ya se había quedado un poco anticuada y no iba con el resto de la decoración que querían poner, y como en mi casa estaba todo a medias, me la pasaron a mí. Según yo he ido reformando mi casa también, iba cambiándola de lugar, sin encontrarle realmente un sitio definitivo. Pero no me quería deshacer de ella por dos motivos: me gustaba, y era la silla en la que se sentaba mi abuela.

Así que decidimos “darle otro aire” que fuera más con nuestro estilo. No tengo una foto de la silla antes del cambio, pero para que veáis los colores, porque al final la forma es la misma, era algo así:

sillavintage

Yo había visto sillas de este estilo en color madera, como la silla Rounded de Zara Home, y pensé que podía quedar bonita si la lijaba y le daba un toque en blanco. Lijar la silla fue una odisea, y nos llevó tiempo…la capa de pintura era interminable, pero por suerte vimos que debajo de tanto negro había un color de madera clara muy bonito. Lo intentamos con calor, con lijas gruesas de papel, con lijadora eléctrica…al final utilizamos un poco de todo, porque al ser tan redondeada era muy difícil llegar a todos los puntos. En algunas zonas fue imposible deshacernos del negro totalmente, pero tampoco quedaba mal que se viera un poco de gris en algunas vetas. Había comprado en Leroy Merlin una pintura que blanqueaba la madera y dejaba las vetas en tono más blanco, pero al empezar a pintar me parecía que cubría demasiado, y que no quería eliminar del todo el color de la madera que tanto me gustaba. Así que pinté algunas piezas de la silla, de manera un poco indefinida, y el resto lo dejé en el color madera.

De momento así es como ha quedado, y tampoco descartamos algún cambio más, como pintar de algún color pastel las patas del centro hacia abajo, que también es algo que me gusta mucho.

Silla nórdicaSilla nordica

silla comedor

¿Qué os parece cómo hemos adaptado esta silla antigua al estilo nórdico?

¡Feliz martes!

DIY : Pared de pizarra + imán

¿Os gustan las paredes de pizarra? Ya llevan tiempo de moda y quedan perfectas en comedores, cocinas, habitaciones de niños…a mí me encantan. Cuando empecé a pensar en la reforma de mi cocina tenía claro que quería una, y aunque es pequeñita, es más que suficiente para apuntar la lista de la compra, mensajes positivos y lo que se nos ocurra!

Nosotros, además, hacemos colección de imanes de los sitios a los que viajamos. Antes teníamos un frigorífico blanco y estaba lleno de nuestros imanes, pero en la nueva cocina y con el frigo en inox no me gustaba la idea. Así que, ¿por qué no hacer de la pared de pizarra también una pared imantada? Fue un proceso muy sencillo y el resultado muy bonito y muy práctico.

Una vez tuvimos la pared lisa y limpia, sólo necesitamos unos rodillos pequeños y estos dos botes de pintura (hay más marcas pero estas son las que yo utilicé):

pintura imán pintura pizarra

Las podéis encontrar en cualquier tienda de bricolaje tipo AKI o Leroy Merlin.

Este es el proceso a seguir:

Para empezar daremos una primera capa de pintura magnética. Lo recomendable es dar una capa al día, aunque si dais una temprano y otra a última hora también os quedará bien. Tendréis que dar varias capas de pintura de imán, porque con cada capa vamos consiguiendo más partículas de imán en nuestra pared y así podrá soportar más peso después. Yo creo que le di entre 3-4 capas. Veréis que la pared va quedando áspera, y con color antracita. No os preocupéis porque con la pintura de pizarra mejora. Yo recomiendo no escurrir mucho el rodillo con ninguna de las dos pinturas. Para la pizarra también habrá que dar 3 capas para que quede bien. Con cada capa veremos que la pared va perdiendo esa aspereza y rugosidad que le dan las partículas de imán y va cogiendo un poco más de brillo. Al final no nos va a quedar una pared tan lisa como las pizarras del colegio, pero el resultado es bueno y nos servirá tanto para colocar imanes como para escribir mensajitos en la pared.

Aquí os muestro el resultado de mi pequeña pared de pizarra magnética:

pizarra iman

pizarra magnetica

pizarra

¿Qué os parece? ¿Os ha gustado? Otra cosa que tenéis que tener en cuenta es que el imán no soporta mucho peso, si tenéis imanes de cerámica o de piedra no os servirá, habría que dar muchas capas de imán y muchas de pizarra para que perdiera rugosidad, y no creo que quedara bien.

¡Gracias por visitarme!

DIY con una caja de fresas

Hoy os quiero enseñar cómo he reutilizado una caja de fresas. En mi caso he hecho una especie de macetero con ella. Es muy sencillo de hacer y quedan muy apañadas si le echáis un poquito de imaginación. Si no soléis comprar fresas, seguro que veis este tipo de cajas fuera de las fruterías o las podéis pedir a cualquier conocido, como hice yo.

Es algo que hice antes de comenzar el blog, por lo que no se me ocurrió ir sacando fotos del paso a paso. Pero es tan fácil que ni las vais a echar de menos 🙂

 En primer lugar lijáis bien la caja con una lija de papel y le quitáis el polvo que irá soltando.

Después la pintáis con pintura blanca cubriendo todo menos las tablillas que sobresalen arriba, que como la madera es más áspera en esas zonas, le daremos sólo un poco de pintura por encima, sin cubrir todo para que quede más bonito.

Como suelen tener letras grabadas y con la lija no se suele ir todo, le daremos otra mano de pintura una vez haya secado.

Y ya sólo nos queda decorar al gusto. En mi caso recorté un papel de regalo floreado que tenía y lo fui pegando utilizando cola blanca mezclada con un poco de agua y aplicándola con una brocha para que los dibujos quedasen bien adheridos.

Como no tenía plantillas de letras para poder grabar texto, lo hice a mano. Sé que podía haber quedado mejor, pero tampoco está tan mal. Utilicé un rotulador plateado para ello.

Y este fue el resultado:

Caja fresas DIY

Caja fresas DIY lateral

¿Verdad que da el pego para lo sencillo que es? Dentro le metí 3 plantitas artificiales y 3 cactus de Ikea. Si no sois muy mañosas con las plantas seguro que no tenéis ningún problema con mantener éstas.

Una recomendación si os animáis a hacerlo para colocarlo en exteriores, procurad que no le de mucho es sol, ya que el papel pegado va perdiendo color con la luz solar.

¡Espero que os haya gustado!