Mi recibidor: antes y después

¡Buenos días!

Ya estamos en el ecuador de la semana, ¡a mí se me está pasando volando!

Hoy he pensado enseñaros el recibidor de mi casa, con el antes y el después. Mi recibidor es muy pequeñito, pero quería que fuera práctico y que tuviera algo de almacenaje, cosa que antes, cero patatero.

Cuando nos mudamos, el recibidor estaba compuesto por dos columnas de escayola con un cristal encima y un espejo precioso. El problema es que a mí no me gusta mucho el dorado. Como nos quedaba mucha obra por delante, no queríamos comprar un mueble nuevo, así que lo tuneamos un poco. Aquí os enseño el antes y el después del cambio que le pegué al mudarnos:

IMG_1173IMG_1242

Lo pintamos en plata y negro y al cristal le pusimos un vinilo. Y quedó bastante apañado durante un par de años. También añadimos un perchero de pie negro, porque ya veis que en esa entrada no teníamos nada de almacenaje ni para zapatos, ni para abrigos, bolsos…

Este año ya me entró la “necesidad” de ponerlo a mi gusto. Yo veía fotos preciosas de recibidores, con sus bancos, armarios, percheros, espejos…pero claro el mío era diminuto. Al ser interior, se me ocurrió que quería poner una ventana antigua con sus contraventanas y alguna luz para que pareciera menos oscuro. La idea era reutilizar el espejo plateado en la pared de la izquierda, y en el frente poner la ventana con un paisaje detrás (por eso del Feng Shui y los espejos frente a las puertas), también estuve pensando en poner topitos negros en la pared del frente…pero al final ni una cosa ni otra, encontré la ventana de mis sueños en Banak Importa, y venía con espejo. Me pareció que le daba mucha luz y más amplitud y al final la he dejado tal cual. Y finalmente nada de topitos negros:D

Dejo de contaros todas las vueltas que le di  y os enseño el resultado de mi recibidor nórdico:

Recibidor3 Recibidor2 Recibidor4

Recibidor7 Recibidor8 Recibidor5 Recibidor6

El cojín amarillo y el sombrero son unos pequeños añadidos que puse cuando empezó a salir el sol por el norte. La verdad es que ahora me resulta muchísimo más práctico con el zapatero, el banco y el perchero. Incluso la cesta de debajo del banco me viene genial para los fulares. Tanto el zapatero, como el banco, la alfombra de pelo, el farol y la cesta son de Ikea, la ventana espejo como os he comentado es de Banak Importa, el perchero lo compré en Westwing, y el resto de complementos en Conforama (velas, jarrón), Maisons du Monde (reloj), H&M Home (cojines) y Casa (armario llaves y cajita “things”). Ya veis que hay mucha variedad 🙂

Seguro que ya habéis adivinado que la preciosa alfombra del suelo me la hizo mi madre, me encanta cómo quedó. ¿Y a vosotr@s?

¡Espero que os haya gustado el cambio! Ya me contaréis 🙂

Anuncios